Recomendaciones y consejos en la “primera cita al ginecólogo”


Recomendaciones y consejos en la primera cita al ginecólogo

Todas las mujeres hemos pasado por la experiencia única de la ” primera visita al ginecólogo”, algunas lo recordamos como un buen recuerdo y otras con temor.

Al crecer nuestras hijas y entrar a la etapa de la pubertad se producen cambios muy importantes tanto físicos como psicológicos, es muy importante cuando se produce la primera menstruación el llevar a control al ginecólogo a su hija, pues la primera regla es el punto de inicio para controlar un desarrollo sano en su sistema reproductor.

Las madres deben considerar:

Las citas deberían ser consideradas preventivas pero lamentablemente se acostumbra ir al ginecólogo solo cuando se presenta un problema o síntoma.

Debemos tomar en cuenta que el ginecólogo representa una fuente muy importante en el tema de prevención de las ETS y en el control oportuno de los embarazos no deseados.

La primera visita es muy importante, pues es el primer recuerdo hará en que la paciente se sienta en confianza y abrirse y contar sus síntomas.

En caso de las adolescentes que ya tienen una vida sexual muy activa, se examina al paciente colocándole en una silla abriendo las piernas, el médico evalúa la zona vaginal introduciendo algunos implementos o manualmente.

Es recomendable que las madres pregunten a su hija si desean entrar a consulta a  solas o acompañadas, pues en muchas ocasiones las jóvenes adolescentes no se abren totalmente con él especialista a la pregunta: si ya tuvo relaciones íntimas, por  vergüenza a que la madre escuche.

Esto puede afectar rotundamente en la evaluación y el tratamiento del paciente pues las pruebas y exámenes son totalmente diferentes entre la paciente que no ha tenido una vida sexual activa y con las pacientes que si la tienen.

Es primordial que el especialista y el paciente se encuentren en un estado relajado y confiable para que exista una buena información entre ellos y se puede lograr prevenir y curar el problema.

Las madres deben de evitar transmitir estados de temor, miedo o de intimidación a sus hijas al ir a sus consultas ginecológicas,
pues ésto no beneficia nada a su primera cita con el ginecólogo, y hay que recordar que tanto la madre como la hija, deberían visitar al ginecólogo y tener sus visitas de control.

Ellas deben hacer:

Responder y contestar las preguntas de rigor con sinceridad, pues de eso dependerá el tratamiento que recibirá.

Tener confianza con el especialista, recuerde que un especialista no revelará su condición si no lo desea.

Dejar el temor y la intimidación de lado, pues el médico está para ayudar a resolver su problema.

Decidir entrar sola o con compañía a consulta es algo que lo debe decidir la  paciente.


Consejos:

  • Es recomendable acudir “la primera cita con el ginecólogo” entre los 13 a 15 años de edad de forma preventiva.
  • Es importante ir al ginecólogo de forma preventiva desde su primera regla, el medico evaluará como va desarrollando progresivamente su menstruación, si presenta dolor o irregularidades.
  • El papanicolau se realiza desde los 21 años de edad si no ha tenido vida sexual, si comenzó antes no debe esperar más de dos años sin realizarse el examen.
  • El ginecólogo tiene el deber de informar a la joven paciente los métodos de prevención contra las enfermedades ETS,siendo las más frecuentes el (VPH) Virus del papiloma humano, hepatitis B, VHI, sífilis y gonorrea.
  • Actualmente el VPH es el principal causante del cáncer de cuello uterino, y se puede evitar aplicando vacunas en un 99%.

 


Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu propia web.


Dejar un comentario

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!